Publicidad

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE COTOPAXI  SE VINCULA CON LOS MÁS PEQUEÑOS

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE COTOPAXI  SE VINCULA CON LOS MÁS PEQUEÑOS

La necesidad de presentar alternativas de nutrición y producción de alimentos alternativos, llevó a investigadores del Centro Experimental Académico Salache (Ceasa) de la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC) a interactuar en un proyecto con profesores y alumnos de la escuela Numa Pompillo Llona de la parroquia San Buenaventura.

Los beneficiarios de esta iniciativa son 25 niños del segundo año de educación básica del establecimiento educativo, quienes durante seis meses aprendieron, junto con sus padres, a cultivar, cuidar e industrializar el amaranto, en este caso aprendieron a elaborar galletas.

En su inocencia los infantes dicen que les gustó mucho cuidar las plantas, todos los días, prepararon el terreno, les quitaron las malas hierbas, las regaron con agua, les pusieron abono orgánico y al final el producto obtenido de la cosecha lo utilizaron para, entre otras cosas, elaborar galletas que fueron presentadas dentro de una feria de proyectos desarrollada en la escuela el viernes pasado.

María Bautista, docente del segundo año, manifestó que han sido los profesionales y estudiantes de la UTC quienes les han impartido charlas sobre el amaranto, ya que ellos no conocían de la existencia de esta planta y que tipo de productos podían obtener.

Agradeció a la institución por el apoyo que recibieron durante el desarrollo del proyecto, además remarcó que no es la primera actividad conjunta, ya que, los lazos de amistad entre las dos entidades han sido estrechados tiempo atrás.

Guadalupe López, docente de la UTC, mencionó que esta actividad les permitió interactuar con la comunidad dentro del proceso de vinculación que impulsa la universidad.

Remarcó que el trabajo con los niños en cuanto al cultivo, cuidado e industrialización del amaranto ha sido importante, sobre todo, porque la UTC trabaja dentro del proyecto de granos andinos donde buscan el rescate de este tipo de cultivos como una alternativa alimenticia para los infantes.

Expuso que dentro del proyecto de granos andinos trabajan también con el chocho, la quinua, el amaranto y éste se amplía con los tubérculos como la jícama.

Xavier Quishpe, director del Ceasa, dijo que el trabajo ha sido interesante, porque los pequeños han tenido entusiasmo para trabajar dentro del cultivo, para cumplir con las actividades propuestas dentro de este proyecto, hubo charlas y capacitación a los padres de familia, quienes contribuyeron en el arreglo del terreno, también contribuyeron con el deshierbe de las plantas.

Mencionó que el Ceasa cuenta con más proyectos de investigación y vinculación con la población, cuyo objetivo es bridarle a la gente alternativas de producción y nutrición, para rescatar los productos tradicionales que cuentan con un importante contenido nutricional.

Patricia Cóndor, madre de familia, afirmó que el trabajo con la UTC fue importante, ya que ellos no conocían del amaranto y las propiedades que tiene, pero ahora que saben como plantar, como cuidar y que pueden elaborar, tienen una alternativa nueva de negocios, ya que, San Buenaventura es un sector agropecuario, conocido por los vegetales orgánicos que se producen y los planteles avícolas que existen en la zona.

“Esta es una alternativa para nosotros, ahora ya sabemos que podemos darles otra comida a nuestros hijos y también que podemos cultivar nuevas cosas para venderlas y tener ingresos extra”, aseguró.

Agradeció a la UTC por la iniciativa y el proyecto de vinculación con la población, porque de esa manera la gente puede conocer más cosas que son de beneficio para todos.

 

Publicidad
Publicidad