Publicidad

DIME CÓMO ESCRIBES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES … Por: Carlos Herrera Toro

DIME CÓMO ESCRIBES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Por: Carlos Herrera Toro

El lenguaje es la principal herramienta con la que una persona puede develar o desnudar su mente ante el mundo, es ese vehículo por donde ponemos a manifiesto nuestro saber, aunque generalmente no se puede expresar todo lo que queremos en un discurso, sea este oral o escrito, porque a veces no sabemos cómo expresar correctamente esas ideas, pues tenemos deficiente ortografía, cometemos falacias o caemos en ambigüedades, mismas que generan desconcierto en el interlocutor y hacen que éste no decodifique adecuadamente el mensaje; y que por lo tanto no lo entienda como es debido.

Los errores al momento de escribir son en los que caen más reiteradamente las personas. Se da el caso, sobre todo en plataformas no formales como las redes sociales y los mensajes de texto, que los usuarios suelen hacer del idioma un verdadero lío y redactar los textos con más faltas que aciertos; incluso asemejando sus frases a criptogramas, donde se necesitaría de un profesional en ello para que nos pueda develar sus misterios. Generalmente los jóvenes, quienes son los que más utilizan las plataformas tecnológicas, son los que más abusan de estos errores, incluso han llegado a considerar a este tipo de escritura como una moda. ¡Cosas de la vida!

Una mala ortografía es muestra de una deficiente cultura, aunque se puede perdonar ciertos errores que surgen en la trascripción de textos, pero otros que caen en el abuso, sí que son imperdonables. El expresarse sin tener cuidado de manifestar bien la idea es señal que la persona tiene un descuido total de su personalidad o que no suele utilizar herramientas como la computadora, que ofrece opciones de corrección, que aunque limitadas, ayudan en gran medida a redactar mejor los escritos.

Por otro lado, los errores que se comete no son sólo ortográficos, sino también gramaticales, de los cuales estos últimos son los que menos se notan porque para conocer su existencia es menester estudiarlos a fondo y saber qué reglas son la que los rigen. Este tipo de errores también se presentan al momento de expresarse oralmente, puesto que la gente, al desconocer incluso su existencia, habla erróneamente de manera involuntaria.

Pero, ¿cómo se puede superar esta deficiencia en la redacción? Existe un solo camino para ello, y es que tal como para dominar la resolución de ecuaciones es menester practicarlas, así mismo, para poder conocer las reglas ortográficas y gramaticales se hace imprescindible el estudiarlas, no sólo con lecturas escuetas, sino que aplicándolas de manera práctica en ejercicios de redacción de textos, para que así se queden éstos en nuestra mente y lleguen a formar parte de nuestro acervo, de una forma tal que se hallen a disposición de nosotros para cuando los requiramos.

Dime cómo escribes y te diré quién eres. Esta frase lo define todo, pues es un hecho que una persona puede develar los rasgos más elementales de su cultura en un solo escrito, incluso, hay quienes aseguran que se puede conocer la personalidad del autor en la manera cómo escribe y en su estilo. Sea como sea, lo cierto es que lo que redactamos puede servirnos tanto para la alabanza y aprecio del lector, así como para su desprecio y mofa, por lo que el mejorar nuestra manera de redactar nuestras ideas se vuelve algo esencial para nutrir nuestra imagen con beneplácitos y gozo… CONTINUARÁ…

Publicidad
Publicidad